Reconciliación con el mar tras el tsunami

July 30, 2018

Reconciliación con el mar después del tsunamiTalleres para ayudantes tras el desastre del tsunami en Tailandia, junio de 2005Dr. Ofra Ayalon Institute of Nord, TivonPor primera vez en seis meses, desde que el tsunami destruyó su playa residencial en Phanganga, Taiwán, de veintiocho años, se atrevió a ir a la playa. Veintiocho miembros de la familia del joven maestro perecieron en el desastre. En una ceremonia de "reconciliación con el mar", que tuvo lugar en un taller para cuidadores sobrevivientes del tsunami en la playa de la isla tailandesa de Phuket, Tiahuan dijo: "Desde el desastre he tenido mucho miedo al mar, pero para mi sorpresa, en este encuentro con el mar, me siento tranquilo y calmado". El mar en Phuket, que es la fuente de vida para los isleños y su fuente de sustento, se ha convertido en una fuente de ansiedad e ira y un foco de dolor y pérdida para los residentes afectados por el desastre del tsunami. Su incapacidad para desconectar y alejarse del mar amenazante dificultó la recuperación del horror de la catástrofe. En junio de 2005, seis meses después de que el desastre destruyera muchas comunidades a lo largo de la costa del Asia sudoriental y se cobrara más de 5.400 víctimas sólo en Tailandia e innumerables víctimas en los países vecinos, se celebraron varios talleres de tratamiento de traumas en la isla tailandesa de Phuket, a los que asistieron unos 200 maestros, médicos y trabajadores de salud mental de Tailandia, Singapur, Malasia e Indonesia. Los participantes, muchos de los cuales se vieron directamente afectados por el tsunami, vinieron a aprender formas de intervención terapéutica en traumas individuales y colectivos, y a aplicarlas a las comunidades afectadas y sus sistemas educativos. Los talleres fueron iniciados por el Comité de Distribución Conjunta en los Estados Unidos, que se especializa en ayudar a los puntos críticos de desastres en todo el mundo, y bajo los auspicios de la patrona de educación Princess Mom Dosdi Privatra de Bangkok. El objetivo de los talleres fue, ante todo, fortalecer los recursos de afrontamiento de los participantes en los sedimentos postraumáticos que permanecieron en ellos después del tsunami, al tiempo que les ayudó a construir sistemas de apoyo para las poblaciones locales que se vieron afectadas directa o indirectamente **** Bajo la guía de tres facilitadores israelíes, que representan tres áreas de experiencia en intervención y tratamiento de traumas: la psicóloga / traumatóloga Dra. Ofra Ayalon, Nira Mizrahi, terapeuta artística y la Dra. Gilat Reisch, experta en pediatría y medicina familiar y equilibrio mente/cuerpo. Círculos de vulnerabilidad y círculos de apoyo en caso de un desastre masivo como el desastre del tsunami, los ayudantes, que se supone que forman parte de los "círculos de apoyo" y rehabilitación de las comunidades afectadas, también están al mismo tiempo en los "círculos de vulnerabilidad", ya que el desastre también puede dañarlos a ellos, sus familias, parientes, amigos, estudiantes y vecinos. En ese momento, se rompen los límites entre ayudantes y ayudantes, y se crea una sobreidentificación e implicación con la población afectada, lo que dificulta que los ayudantes cumplan con las tareas profesionales de proporcionar ayuda y tratar el trauma. El destino común de las víctimas, sobrevivientes y cuidadores en la comunidad impone demandas extraordinarias a los profesionales que, como "sobrevivientes milagrosos" (víctimas potenciales), también pueden sufrir sentimientos de ansiedad y culpa (Ayalon y Shaham, 2000). Debido a la gran carga que se les impone, los ayudantes tienden a ignorar estas dificultades y es probable que sufran agotamiento y síntomas postraumáticos Cuando llamamos a los participantes del taller, resultó que muchos de ellos sufrieron pérdidas de sus familiares, sus hogares y aldeas fueron destruidos en el desastre, muchos fueron testigos presenciales y testigos de la destrucción y la destrucción, y otros se ofrecieron como voluntarios para ayudar a los niños y las familias de las víctimas. Varios maestros dijeron que la gran ola destruyó su escuela, pero esto sucedió el domingo, cuando las clases no se llevaron a cabo y así ellos y sus estudiantes se salvaron milagrosamente. Todavía estaban molestos por la experiencia de la posible cercanía a la muerte. En su imaginación, continuaron reconstruyendo lo que podría haber sucedido si la escuela hubiera sido poblada en el momento del desastre: "Sigo pensando en a quién habría tratado de salvar y qué habría pasado con los otros niños a los que no pude llegar. Estas imágenes me persiguen día y noche".Entendiendo las necesidades inmediatas de los asistentes, construimos un programa de educación continua que operaba simultáneamente en dos niveles: a nivel personal: se creó una actitud personal / de apoyo para cada miembro del grupo, al tiempo que reconocíamos que están en los círculos de vulnerabilidad. Los participantes tuvieron muchas oportunidades para procesar sus experiencias y recibir apoyo tanto de colegas como de facilitadores, para prevenir traumatizaciones secundarias y fortalecer su resiliencia personal. A nivel profesional, el aprendizaje de las asignaturas relacionadas con la comprensión del trauma, así como los métodos de tratamiento e intervención educativa se enseñaron de manera experiencial, combinando cuerpo y mente, con énfasis en el desarrollo de formas no verbales de expresión a través de medios de movimiento, relajación, tacto, imagen guiada, creación artística, doblaje con tarjetas metafóricas y fomento de historias personales. Todas estas medidas han sido probadas y se ha encontrado que son altamente efectivas para adquirir estrategias de ayudar y asistir a los sobrevivientes y para desarrollar habilidades de afrontamiento en situaciones estresantes y traumas. Estrategias para tratar el trauma Durante el taller de cinco días, los participantes abandonaron las sillas blancas y se derrumbaron sobre la alfombra de la extensa sala de conferencias. En una pantalla gigante se proyectaron imágenes y títulos de las distintas presentaciones. El programa incluyó conferencias (con la ayuda de un intérprete experto) sobre los diferentes aspectos de la reacción traumática: la respuesta del cuerpo y el sistema nervioso, los aspectos psicológicos y sociales, los signos de reacciones traumáticas, los métodos de diagnóstico inicial y los métodos para desarrollar habilidades de afrontamiento. Los participantes recibieron información que les ayudaría a localizar a los más necesitados de tratamiento entre los sobrevivientes, aprendieron a identificar las reacciones típicas a las diferentes edades de los niños y adolescentes, y a discernir los factores de riesgo para los trastornos traumáticos en curso. También experimentaron una amplia variedad de formas de tratar, hacer frente y relacionarse con el procesamiento del trauma. La adquisición de conocimientos profesionales se realizó mientras se experimentaba el aprendizaje experiencial en los métodos y métodos de tratamiento que se les presentaban. Las experiencias experienciales incluyeron diferentes formas de expresar el dolor que se almacena en el cuerpo y no encuentra expresión: métodos de conciencia corporal, liberación del dolor y restauración de la estabilidad física, uso adecuado de la respiración y la relajación, expresión del color y la forma de acuerdo con los principios de la terapia de arte del movimiento, música y uso terapéutico de la voz, terapia con símbolos personales (terapia de símbolos), símbolos arquetípicos (dibujos de Mandelhötz) y el uso de tarjetas metafóricas (KSM) para el doblaje y el empoderamiento personal / reconciliación con el mar. Después de una serie de actividades experienciales, diseñadas para crear una conexión y confianza entre los participantes y los tres facilitadores israelíes y para cerrar las brechas culturales y lingüísticas, propusimos celebrar una ceremonia de "reconciliación con el mar", destinada a atenuar los residuos de ansiedad que surgieron nuevamente en cada encuentro con el mar. Las etapas de preparación para la ceremonia tuvieron lugar en el "espacio protegido" del taller: los participantes se sometieron a un proceso de conocimiento mutuo, experimentaron relajación muscular y relajación respiratoria. Y luego participó con entusiasmo en coloridas pinturas de "símbolos de seguridad" personales, que se supone que crean imágenes de protección y fuerza interior. Una vez terminadas las pinturas, los participantes acordaron abandonar el espacio protegido y exponerse a un renovado encuentro con el mar. La intención de desembarcar era convertir la exposición guiada al mar en una experiencia correctiva y empoderadora. Las pinturas que se convirtieron en "símbolos de seguridad" fueron tejidas por los participantes en una cuerda y colgadas a lo largo de la orilla del mar. Los símbolos que colgaban entre los árboles y volaban en la ligera brisa le daban a la playa un nuevo aspecto, extraño y familiar al mismo tiempo. Siguiendo las siguientes instrucciones, los participantes se dispersaron en la playa, recogiendo conchas marinas y guijarros y pintándolos con su color personal favorito. De esta manera, se apropiaron de las conchas marinas y delegaron sus propios rasgos de personalidad en ellas. Más tarde, los participantes crearon una media camilla, frente al agua y las conchas pintadas con sus manos. Uno a uno, se acercaron al mar y colocaron las conchas pintadas en el paseo marítimo, en un gesto simbólico de reconciliación. Algunos lo hicieron en silencio, otros murmuraron una oración. Esta actividad simbólica despertó una gran emoción entre los participantes y los ecos fueron evidentes a lo largo de todo el taller. El agotamiento de los terapeutas de desastres Los estudios masivosapuntan a riesgos de agotamiento y traumatización secundaria de aquellos que ayudan en el desastre (Lahad, 2005). Parece que la proximidad física a la escena del incidente y la proximidad social a las víctimas aumenta el riesgo de aquellos que ayudan a desarrollar reacciones de estrés postraumático, que pueden afectar negativamente la calidad de su vida laboral y personal. A este fenómeno se hace referencia con diversos nombres como: "erosión" (Pines, 1984), traumatización vicaria vicaria) o "agotamiento por proximidad" ("fatiga por compasión" (Figley 1996). Después del trauma colectivo, la persona que asiste en el desastre, al igual que los propios sobrevivientes, también puede experimentar una amputación en el sentido de continuidad de su vida anterior o en parte: la ruptura de la continuidad esperada de un lugar que ha sido destruido y cambiado su rostro, del tiempo que se ha congelado en el punto de ruptura del trauma, de causa y efecto debido a la incapacidad de atribuir la destrucción y la pérdida a actos anteriores, la dolorosa desconexión de los lazos sociales y el cambio forzado del funcionamiento profesional. Como resultado de romper estas continuidades, los ayudantes, así como las víctimas-sobrevivientes, pueden experimentar conmoción, confusión, frustración, miedo, terror y daño a su sentido de control sobre su propio destino (Omer y Alon, 1994). Los asistentes a los talleres reportaron signos de trauma que continúan aquejándolos seis meses después del desastre: trastornos del sueño, ataques de miedo, inundación de imágenes recurrentes de las víctimas y la devastación causada por el desastre, sentimientos de culpa por no prevenir el daño o no ayudar lo suficiente, y auto-culpa por ser salvados mientras muchos otros perecieron en el desastre … Hubo quienes fueron arrojados entre dos polos: entre el sentimiento de un ayudante "omnipotente" y un sentimiento de impotencia y desesperación. "Traté de agarrar y sostener la mano de la niña, pero la fuerte corriente nos separó"… "Queríamos ir al lugar del desastre de inmediato para ayudar, pero también temíamos que el tsunami volviera a golpear … " Una de las participantes, que tiene restricciones para caminar debido a su edad, estaba preocupada por la pregunta: ¿Qué me habría pasado si hubiera estado en el lugar del desastre? ¿Cómo correría cuando los demás huyeran a un lugar alto o treparan a los árboles?" . Muchas acciones durante el taller estuvieron dirigidas a restablecer el equilibrio a los asistentes mediante la reparación de la fractura en los recubrimientos que fueron interrumpidos por el desastre. Pusimos gran énfasis en conectar sus actividades y funciones en el campo de la educación y la atención antes de que se les pidiera que intervinieran en el desastre y sus actividades durante y después del desastre. También continuamos equipándolos con una "caja de herramientas" profesional adecuada para sus habilidades. Un componente esencial de la terapia de trauma es la oportunidad de "hablar" (habla y ventilación) de la historia personal de un oyente que es un testigo comprensivo (Eylon y Horowitz, 1996). A cada uno de los participantes se les dio la oportunidad de contar su historia en pequeños grupos, con los oyentes guiados por la escucha empática sin críticas y sin dar consejos. Capacitamos a los participantes en el uso de medios artísticos/creativos y metafóricos, que fueron de gran ayuda para liberar la historia traumática personal, que debido a su intensidad a menudo se deja sin la posibilidad de expresión verbal directa.La reconstrucción de la historia del trauma contribuyó a la reducción gradual de la carga emocional. Además, dar testimonio permitió sacar a la luz la historia personal de la oscuridad del trauma, dar continuidad y orden a lo que se vivió durante el desastre como caos y confusión, llenar vacíos en la memoria y obtener la confirmación de la credibilidad de los eventos y experiencias del narrador. La escucha y el apoyo dieron plena legitimidad a las reacciones personales, que a veces se experimentan como las más aterradoras y extrañas. Una a una, se escucharon las historias del tsunami, tal como las experimentaron los participantes en diferentes áreas del desastre. Una de las participantes, previamente se negó a compartir su difícil situación con otros: "Tenía miedo de que pensaran que estaba loca", el sobre de seguridad en el taller la ayudó a divulgar su historia sobre la búsqueda desesperada de su madre, cuyo cuerpo fue descubierto tres días después de la inundación que destruyó su aldea. Otro habló sobre el escape de las llanuras costeras a las montañas de la gran ola, sobre la soledad, el desapego y la ansiedad que experimentó cuando vagaba por las colinas lejos de la costa, y también sobre la ayuda con comida y refugio que le servían los residentes extranjeros de la montaña. Se escuchó un tono de desesperación en muchas historias: "He perdido la fe en el mundo como un lugar seguro". Algunos han asumido la culpa colectiva: "La naturaleza castiga a las personas por la destrucción que causan". Y hubo quienes hablaron de la dolorosa desilusión tras la primera etapa de cohesión social: "El desastre nos acercó y creó muchas manifestaciones de ayuda mutua, pero después de que el dinero de la donación llegó del exterior, surgió la sospecha y la competitividad entre el pueblo y el tejido social se fue desmoronando gradualmente". Cerrar una brecha cultural El gran desafío que enfrentamos como facilitadores israelíes fue la necesidad de tener en cuenta las formas tradicionales de respuesta de los participantes, que trajeron consigo un bagaje cultural y religioso de diversas fuentes como el budismo, el islam y el cristianismo. La mayoría de ellos admitieron que, de acuerdo con el patrimonio cultural del sudeste asiático, no tenían vías de expresión para su difícil situación. Según ellos, sentían que era necesario que ellos, hombres como mujeres, conquistaran sus sentimientos, fingieran, evitaran expresar tristeza y llanto, y sobre todo, no hablar del desastre y tratar de volver a la "vida normal". Surgió la cuestión de cómo unir el sistema de creencias local y los códigos sociales con la importancia de la liberación y la expresión personal, que son el foco del tratamiento del trauma de acuerdo con nuestro método. Para crear un puente seguro que respete la tradición y con eso permita el desarrollo, el descubrimiento y la expresión, utilizamos un método probado y comprobado llamado pacing y leading según el modelo de Milton Erickson (Rosen, 1996). El acompañamiento, también llamado "unirse" o "unirse", es un método de comunicación bastante rápido, que permite al facilitador cumplir con los términos dentro de su marco de referencia, unirse a ellos en su angustia, experiencias inmediatas y cosmovisión desde dentro de su cultura y experiencia. El acompañamiento se realiza mediante el uso del lenguaje, tono de voz y lenguaje corporal de los participantes y tiene como objetivo crear relaciones de cercanía, comprensión y confianza. Después del acompañamiento vino la iniciativa, dirigida a liberar a los participantes de un estado mental en el que están atrapados después de su experiencia traumática (Wosner, 1993). La técnica de acompañamiento y liderazgo, que se llevó a cabo en el encuentro entre culturas y en una lengua extranjera, requiere una gran atención del facilitador a las expresiones no verbales de los términos. Este método de comunicación es enseñado por los equipos de rescate y asistencia en desastres masivos, y luego es utilizado por ellos para establecer relaciones de apoyo y asistencia con poblaciones amplias y diversas de víctimas y sobrevivientes. La Autoridad para llorar en el terror de los sobrevivientes de desastres puede aferrarse a los ayudantes, y de hecho, la exposición al trauma de otros ha aumentado los traumas anteriores en los participantes e inundado las pérdidas no procesadas de su pasado. La discusión de la pérdida y el duelo se lleva a cabo con sensibilidad a las diferencias culturales y el intercambio de información con los participantes sobre los descubrimientos y rituales de procesamiento del duelo que son característicos de su cultura. En subgrupos que trataban sobre el arte y la creatividad, el trabajo sobre el cuerpo y las cartas metafóricas (KSM), surgieron historias de pérdida de períodos anteriores, pérdidas infantiles, la muerte de un padre, la separación de una pareja, un divorcio doloroso y dificultades en la vida cotidiana. Durante las sesiones cuerpo/mente que tocaron el procesamiento de la pérdida y la separación, se rompió la presa de restricciones y los participantes reaccionaron emocionalmente al "permiso para llorar". El trabajo sobre el duelo en parejas, en grupos y con los facilitadores dio cabida a las expresiones de dolor, la contención del dolor y su alivio. Los participantes nos recompensaron con abrazos llorosos. Nos sorprendió y asombró el descubrimiento de la base humana que todos compartimos, más allá de cualquier condicionamiento cultural y tradicional. Recursos de afrontamiento Después de la salida, ha llegado el momento de revelar los recursos de la fuerza mental, la resiliencia personal y la capacidad de afrontamiento de los participantes. El eje principal de nuestro programa fue el enfoque de "psicología positiva", que se centra en la identificación y el desarrollo de recursos de afrontamiento. A diferencia del enfoque clínico basado en el diagnóstico de la patología, este enfoque enfatiza la resiliencia personal, lo que significa: la capacidad innata y adquirida de la persona para soportar condiciones difíciles, para hacer frente con éxito e incluso para prosperar y crecer fuera de la adversidad. Copiamos a los talleres de tsunami el modelo multidimensional para el desarrollo de recursos de afrontamiento llamado "Gashar Mahad", que se desarrolló en Israel (Eylon y Lahad, 1991; 2000; Lahad y Eilon, 1994) y sirve como base para capacitar a los ayudantes de desastres en Israel y en muchos lugares del mundo (Rosenfeld, Caye, Ayalon y Lahad, 2005). El modelo, que se basa en el supuesto de resiliencia personal expresada en el afrontamiento de situaciones estresantes, reúne seis "canales de afrontamiento" principales, que juntos conforman el espectro de afrontamiento de situaciones estresantes: C – el canal de la actividad física, que – el canal del intelecto, la lógica y el pensamiento, R – el canal de las emociones, M.A. – el canal de creencias y valores, H – el canal social-familiar, D – el canal de la imaginación y la creatividad. Cada persona elige sus propios canales de respuesta al estrés del conjunto disponible de estrategias de afrontamiento de acuerdo con su percepción del tipo y la gravedad de la amenaza. Algunos tienden a responder a través del cuerpo y prefieren hacer algo activo, algunos actúan de manera informada y buscan información y comprensión, otros buscan un canal para expresar sus sentimientos, algunos confían en la fe en un poder superior, algunos recurren a la sociedad, para ayudar o ayudar, y algunos hacen frente a la imaginación y la creatividad. No hay una sola forma adecuada para cada situación, para cada persona y para cada edad. Es posible identificar diferentes combinaciones de canales de afrontamiento disponibles que son característicos del individuo, la familia y la comunidad. Cada combinación característica constituye un "lenguaje básico de afrontamiento". La forma efectiva de ayudar a sobrellevar situaciones de estrés y angustia es unir al terapeuta (el interventor) al lenguaje básico, con el fin de permitir la expresión y el refuerzo de los patrones existentes. Es posible desarrollar el uso de canales adicionales más allá del lenguaje básico, enriqueciendo así los recursos de afrontamiento. Cuanto más amplia sea la variedad de canales disponibles, más efectivo será el afrontamiento.  Aplicamos este modelo en tiempos de emergencia tras traumatismos personales o comunitarios con familias, grupos y comunidades, en temas como vivir en incertidumbre, pérdidas, procesamiento del duelo, canalización de ira, agresión y venganza, etc. Para identificar los canales de afrontamiento dominantes, les planteamos la pregunta: "¿Qué te ayuda en tiempos de estrés y crisis?" Los participantes eligieron diferentes tarjetas y describieron sus canales típicos de afrontamiento a través de ellas.Aquí hay una serie de respuestas que ilustran el uso típico de los diversos canales de afrontamiento: Cuerpo: "Me dediqué al arduo trabajo de limpiar los escombros y eliminar los fragmentos. Tan frío para poder absorber toda mi ansiedad y tristeza… Logré calmar a los niños de mi clase haciendo un movimiento vigoroso, al final del cual se cansan, se sientan en silencio y respiran profundamente". Intelecto: "Tenía 32 años y era madre de tres hijos cuando mataron a mi esposo. No estaba preparado para la vida en absoluto, no sabía cómo dirigir una familia. Los niños me influyeron para volver a la escuela. Al estudiar me hice más fuerte, adquirí una profesión y ahora soy maestra. Me salvaron los estudios y el pensamiento". Emoción: "Lo que me ayuda son las emociones positivas. Me gustaría expresar mis sentimientos simplemente, como un niño, reír, llorar… " Sistema de creencias: "Durante el tsunami, oré en la mezquita. La ola llegó abruptamente, inundó toda la carretera, pasó por alto la mezquita y no la golpeó. Gracias a la oración, me sucedió un milagro y me salvé". Compañía: "Me ofrecí como voluntario para ayudar a las personas que han sido heridas. Su sufrimiento es mayor que el nuestro. Me sentí más fuerte cuando los ayudé". Imaginación: "Con la ayuda de la imaginación, me salvé de ahogarme. En mi imaginación vi una cuerda fuerte en el agua y me aferré a ella y me levanté: me salvé, a pesar de que no había cuerda en el agua…. " Los talleres finalizaron con la preparación y presentación de proyectos grupales orientados a aplicar los métodos aprendidos en el taller dentro de la comunidad, en la educación y en la familia. El Dr. Emporan Sorenparsit, director de la Universidad tailandesa, resumió el taller: "Si cada uno de los participantes imparte la Torá a diez o veinte personas más, se crearán amplios círculos de adultos y niños que utilizarán estas herramientas para enriquecer sus habilidades de ingenio y afrontamiento". Mekorailon, A. Velhad, M. (1990).La vida en la frontera: vacunación y hacer frente a situaciones estresantes de guerra y paz. Haifa: Nord.Ayalon Publishing, A. y Horowitz, M. (1996). Crisis, afrontamiento y esperanza ante situaciones de amenaza y pérdida. Kit de funcionamiento educativo para el transmisor: como una piedra fundida en un charco de agua. Tel Aviv : Televisión Educativa Israelí. Ayalon, A. Velhad, M. (2000). Vida en la frontera 2000. Haifa: Nord.Ayalon Publishing, A. Y Shaham, Y. (2000). ¿Quién apoyará a los simpatizantes? Helping The Helpers – impartiendo el enfoque slutogénico a psicólogos-colegas que hacen frente a los traumas de la guerra. En: A.Klingman, A. Raviv Webb. Stein (eds.). Niños en situaciones de emergencia y estresantes, Jerusalén: Ministerio de Educación y Cultura. págs. 484-462.Wosner, J. (1993). Lo que sucede entre nosotros: PNL – enrutamiento lingüístico y psicológico. Jerusalén: Ministerio de Educación.Lahad, M.(1993) Localización de recursos de afrontamiento a través de una historia de seis partes, BASIC Ph.Psicología en la escuela y en la comunidad en tiempos de calma y en tiempos de emergencia. Cuál. Levinson (ed.).Tel Aviv: Hadar. Lahad, M.(2005) .  De la improvisación bajo el trauma al desarrollo de la Torá: Líneas para vacunar a la población contra el desastreCoping comunidades con el terrorismo – preparación, intervención y rehabilitación. Su hija: A. Sommer y A. Bleikh (eds.). La creación del alma a la sombra del terror: el intento israelí.Lahad, M.y Eilon, A. (1994) Sobre la vida y la muerte. Haifa: Nord Publishing.Omer, H. Valón, N. (1994) . El principio de continuidad: un enfoque unificado del desastre y el trauma. Psicología D, 1-2, pp. 20-28.Pines, A. (1984). Grinding. Tel Aviv: Tcherikover.Rosen, S.(1996). La voz de Milton Erickson.Haifa: Nord Publishing. Figley, Cap.(Ed.) (1996).Fatiga por compasión. Nueva York:Brunner/Mazel.Lazarus, A. Un. (1981). La práctica de la terapia multimodal. Nueva York: McGraw-Hill. Rosenfeld, L., Cayo, J., Ayalon, O.& Lahad, M. (2005). Cuando su mundo vino: Ayudando a las familias y los niños a manejar los efectos de los desastres. Washington DC: PRENSA NASW.

0
    0
    העגלה שלך
    העגלה ריקהחזרה לחנות